miércoles, 21 de septiembre de 2011

Broken Wings


Broken Wings fue una novela poética escrita por Khalil Gibran en 1912, escritor de origen libanés, afincado en Estados Unidos. En este relato se cuenta el amor trágico e imposible, entre dos jóvenes libaneses. Ella, Selma, es obligada a casarse con el sobrino de un importante religioso. El protagonista, probablemente el propio Gibran, se enamora de ella y se convierten en amantes, hasta que son descubiertos y Selma es obligada a permanecer encerrada en su casa para siempre.
Casi 75 años más tarde de la publicación de Broken Wings, un grupo musical llamado Mr. Mister, irrumpió en las listas con una canción que compartía título con el libro de Gibran. Esta coincidencia no sería casual, ya que el letrista John Lang, se inspiró para la canción Broken Wings, en el libro del autor libanés. En una de sus líneas, se escucha "Take these broken wings and learn to fly again", que además es un homenaje a Blackbird, de The Beatles. Por cierto, Lennon y McCartney al componer Blackbird, se inspirarían también en el libro Broken Wings de Gibran.

En el vídeo musical que rodaron para promocionar la canción, se puede ver al vocalista de Mr. Mister conducir un coche por el desierto, mientras va cantando Broken Wings. Y es una coincidencia esta escena, porque antes de haberla visto, esta canción ya me recordaba a aquel jovencito soñador de amores imposibles, conduciendo su maravilloso escarabajo, en aquellas interminables noches de verano, con las ventanas bajadas, empapándose de la brisa húmeda del Atlántico.
El aire del paseo marítimo que conducía hasta la playa de Las Teresitas, besaba su cara. Le acompañaba el reflejo de la luna sobre el mar y las luces de la ciudad, que poco a poco iban quedando a lo lejos, tras sus espaldas.

Ya hace años que vivo al lado de otro mar, menos mar que el mar que siempre contemplaron mis ojos, más verde y menos azul que el mío, aunque es un mar que por su historia me infunde respeto, como el que visita un museo de Historia; el Mediterráneo.
Y aquí estoy feliz en Barcelona, con mi familia y con poder compartir la música, mis recuerdos y las cosas que escribo. Pienso como Khalil Gibran, cuando decía: "la mitad de lo que digo no tiene ningún significado, pero lo cuento por si la otra mitad te emociona."
Desde aquí, aunque me acuerdo de los que he dejado allí, pocas cosas echo de menos de mi tierra. Pero cuando oigo canciones como ésta, a veces sueño con estar conduciendo mi escarabajo del 70 de nuevo, encender el equipo de música y escuchar cómo retumban en mis oídos los compases de Broken Wings.

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, Mel, por esta elección. Pues sí que al escucharla te llama a ir paseando en coche con las ventanas abiertas dando la brisa que llega del mar, bueno a mí me inspira eso. Le doy mejor puntuación que a "Blackbird"... Un beso

dgonzalezui dijo...

Excelente tu blog y la reseña de Broken Wings. Saludos desde México.

Publicar un comentario